Chistes con buen humor Rotating Header Image

Inspector de Hacienda inspeccionando a un rabino en una sinagoga

Una vez acabado el año fiscal, la Agencia Tributaria envió a un inspector de Hacienda para auditar los libros de una sinagoga.

Mientras los iba comprobando, se giró hacia el rabino y le dijo:

-Observo que compraron un montón de cirios. ¿Qué es lo que hacen con los restos de cera que gotean?
-Buena pregunta -dijo el rabino-. Las vamos guardando y las devolvemos al fabricante, y de vez en cuando ellos nos envían gratis una caja de cirios.

-¡Oh! -respondió el inspector, algo decepcionado con que su insólita pregunta hubiese tenido una respuesta tan buena, pero continuó con sus odiosas maneras-. ¿Qué me puede decir sobre sus compras de galletas? ¿Qué hacen con las migajas?
-Ah, sí -respondió el rabino, dándose cuenta de que el inspector estaba intentando ponerle en un aprieto con su absurda pregunta-, las recogemos y las devolvemos a los fabricantes, y de vez en cuando nos envían gratis una caja de benditas galletas.

-Ya veo -respondió el inspector, estrujándose el coco para ver cómo podía sacar de quicio al sabelotodo del rabino-. Bien rabino, y entonces ¿qué es lo que hacen con los prepucios que van quedando de las circuncisiones que llevan a cabo?
-Pues aquí tampoco desperdiciamos nada -respondió el rabino-. Lo que hacemos es irlos guardando y enviarlos a la Agencia Tributaria, y de vez en cuando, una vez al año más o menos, ellos nos envían un capullo completo.

El mayor placer de una persona inteligente es aparentar ser idiota delante de un idiota que aparenta ser inteligente.

0 Comentarios en “Inspector de Hacienda inspeccionando a un rabino en una sinagoga”

Deja un Comentario